CONOCE QUÉ CAMISETA ES LA MÁS CARA EN SUDAMÉRICA

Entérate del precio de tu camiseta, el ranking sudamericano,
las firmas y el ranking de las más vendidas hasta enero de 2020
antes de la llegada de pandemia.

LAS CAMISETAS MÁS CARAS de clubes profesionales de fútbol en Sudamérica están en la Argentina, según un reciente estudio elaborado por la empresa brasileña Pluri Consultoría, que ubica en la primera posición a los clubes San Lorenzo, Boca Juniors, River Plate, Racing y Unión Central.
El trabajo dirigido por Fernando Ferreira, socio director del Grupo Pluri, señala que estos cinco clubes venden cada polera entre sus socios, hinchas o aficionados a 88,39 dólares.
Fueron estudiados 78 clubes sudamericanos. La mayoría de ellos tienen venta de camisetas originales y garantizadas por prestigiosas firmas de ropa deportiva.
Las famosas Nike, Adidas y Kappa dominan en el mercado argentino y garantizan la venta de camisetas originales con hologramas que evitan su falsificación.

LA MÁS ECONÓMICA
Al otro extremo de la encuesta está la camiseta del club Wilstermann, de gran campaña en la edición anual de la Copa Libertadores de América. Está entre las más económicas en el área y se vende a 36.02 dólares, es decir a unos 250 bolivianos y los comercializa la mar-ca 4KM Activewear.
El mercado negro, la fabricación ilegal en el país y la llegada de poleras hechas en Perú, llenan el mercado informal, lo que atenta con-tra la empresa nacional legalmente constituida.
Los clubes nacionales The Strongest y Bolívar, ambos de La Paz, están en el puesto 38 y comercializan sus poleras oficiales en 52.50 dólares.
El equipo atigrado tiene a la firma Marathon de Ecuador, como su oficial fabricante, mientras que la academia paceña tiene a la firma Joma.
Ambas instituciones con una gran campaña emprendida, hace que sus socios e hinchas adquieran las camisetas originales en las sedes de sus clubes o tiendas oficiales.

LAS EMPRESAS NACIONALES que fabrican ropa deportiva hoy visten a once de los 14 clubes de la División Profesional del fútbol boliviano, aunque sus planes y perspectivas de crecimiento fueron aplastadas por la pandemia del Covid-19 que paralizó el fútbol nacional y la venta de las camisetas oficiales.
Su mayor enemigo y sin planes de defensa, es la venta de camisetas «truchas» que son confeccionadas en el exterior, y muchas de ellas vienen desde el Perú.

NACIONALES. Las empresas nacionales que visten a los clubes bolivianos son: UnoSport con sede en Potosí, Olive Sport con sus instalaciones en Santa Cruz, Willy´s Athletic con su planta en la ciudad de La Paz, 4KM Activewear con sede en La Paz, Hidra en Santa Cruz, SMK en la capital cruceña, Oxigeno Sport en La Paz, CAR Store en La Paz, AC en Cochabamba y MD Arce en Santa Cruz.

EXTRANJERAS. Solo tres firmas extranjeras visten a los clubes bolivianos. La ecuatoriana Marathon está con el club The Strongest, Joma con sede en España pinta de celeste a Bolívar y la española Kelme viste a Oriente Petrolero.
La poca venta de sus poleras oficiales hizo que otras firmas dejen de vestir a los clubes profesionales del país, así como la falta de medidas que impidan la venta de ropa falsa.
WILLY´S ATHLETIC. La empresa paceña de franco crecimiento en el país, viste desde hace muchos años al club San José y esta temporada también lo hace con Nacional Potosí.
Willy Mancilla, su gerente general, decidió seguir apostando por los clubes nacionales de primera y segunda división. Su planta creció en producción, calidad y preferencia de los aficionados.

PIRATERÍA. Las empresas bolivianas libran una solitaria lucha titánica contra el contrabando, que en muchas veces vence y origina la quiebra, el cierre o el desistimiento de seguir apoyando a los clubes nacionales.
La piratería origina el cierre de empresas nacionales, debido a que, a 24 horas de lanzarse una vestimenta oficial, ya aparece en inmediaciones de los estadios nacionales ropa que es confeccionada en el Perú.
La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y la División Profesional hace poco, muy poco por coadyuvar una lucha frontal contra la piratería. Ello obliga a que los precios de la ropa oficial tengan un costo bajísimo.

CLUBES EMPRENDEDORES
Sólo dos clubes profesionales nacionales apostaron por confeccionar «en casa» su indumentaria deportiva, lo que les permite controlar los precios y la misma piratería.
Always Ready creó la marca «CAR-Store», y tiene sus tiendas de venta directa a sus socios e hinchas en El Alto y La Paz.
Lo mismo pasó con el equipo del pueblo, Aurora, que creó la marca «AC» con la que produce la ropa del cuadro celeste de Cochabamba y comercializa en su complejo de Alalay.
Bolívar tenía su propia marca, pero esta temporada decidió vestir la ropa que produce la internacional Joma.
Las firmas internacionales que apostaban por vestir a los equipos profesionales en pasadas temporadas, hoy se retiraron de los princi-pales clubes de nuestro país a los que era habitual ver lucir las prendas de Adidas, Puma, Umbro, Nike o Lotto. Uno de los motivos para esta decisión es la confección de camisetas “pirata” donde las firmas extranjeras pierden mucho dinero por la escasa protección que existe en el país para precautelar el diseño original.
Hoy en el fútbol boliviano solo están presentes tres marcar internacionales como Joma, Kelme y Marathon.

INDUSTRIA NACIONAL
Pese a la pandemia que paralizó el fútbol nacional, la industria boliviana decidió apostar por nuestros clubes.
A la ya experimentada Willy´s se sumaron empresas nuevas como Hidra, SMK, Oxigeno y MD Arce, que esperan recuperar te-rreno cuando vuelva el fútbol en el país.
Marcas como la de Gav Sport, Fair Play y Golden Sport dejaron de vestir a los equipos nacionales golpeador por la piratería.
«Era difícil competir con los precios de la piratería, y quedamos huérfanos de parte de las autoridades nacionales del fútbol», sos-tuvo Jaime Díaz, gerente general de Gav Sport que cerró varias sucursales y se dedicó a confeccionar ropa deportiva para la familia.
La pandemia golpeó duro y se espera el apoyo de la FBF para reponerse.