El adiós de un grande

Por Roberto Aguirre Durán
Ovacionado en el estadio Centenario, templo del fútbol mundial por haber cobijado la primera Copa del Mundo en 1930, así fue el adiós de Marcelo Martins Moreno a la Selección boliviana, a la que aportó con nada menos que 17 años de una trayectoria plena de éxitos en los clubes por donde pasó, aunque le queda la espina de no haber logrado algún título con La Verde.
La derrota por 0-3 ante Uruguay no le hace sombra a una emotiva despedida del capitán y goleador del seleccionado nacional, quien había anunciado su marcha tras este partido correspondiente a la sexta fecha de Eliminatoria al Mundial 2026. Con 36 años cumplidos, recibió un homenaje del público rival, un gesto inusual pero que bien ganado se tiene el futbolista nacido en Santa Cruz, hijo de padre brasileño y que eligió defender a Bolivia pese a que en sus inicios fue convocado a la ‘Canarinha’.
Hasta ese tremendo goleador y figura mundial como es el ‘charrúa’ Luis Suárez se acercó para darle un abrazo a su colega, hacerle sentir su reconocimiento por lo que le ha dado no solamente a Bolivia, sino al mundo futbolero: una representación plena y cabal de un futbolista sudamericano que es reconocido donde va. Y es de los nuestros.
Que diferencia, hay que decirlo, con algunas voces en Bolivia, por fortuna que suelen ser tan desubicados como bulliciosos para desconocer su aporte. En su país natal, al que defendió en competencias internacionales, Marcelo Moreno Martins tendría más bien que recibir merecidos homenajes, incluso buscarle un espacio en el que pueda seguir aportando a nuestro fútbol, con sus conocimientos y generosidad para dar antes que recibir.
Es una pena que Marcelo se retire de la Selección justo cuando comienza un nuevo ciclo, esta vez a órdenes del DT brasileño Zago. Es por eso que el propio entrenador y el resto de los convocados anticiparon su intención de pedirle que revise la medida y los siga acompañando. El mal pago que reciben muchos futbolistas cuando van llegando a la cúspide de su carrera sin haber ganado la Copa América o clasificado al Mundial con Bolivia, como si no haberlo logrado fuera culpa de ellos.
Marcelo Martins Moreno es un grande, ha dejado su sello de goleador, de un deportista disciplinado y trabajador, tanto dentro como fuera del país. Tiene una carrera impresionante, con éxitos como haber sido goleador de la Copa Libertadores y también de la Eliminatoria rumbo al Mundial de Catar. Jugó en la Premier League, también en la Bundesliga. Desde sus humildes inicios en Oriente Petrolero hasta su millonario traspaso al Shakhtar de Ucrania, tuvo una carrera intachable. Cuando hizo noticia, fue de las buenas. Esa imagen deja. De un ganador dentro y fuera de la cancha. Y con orgullo podemos decir que es boliviano.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

aceptar