PARAGUAY 2 – BOLIVIA 2 AL FIN UN RESPIRO

LUEGO DE TRES DERROTAS CONSECUTIVAS, DOS DE ELLAS EN CASA, EL 2-2 CONSEGUI-DO EN EL DEFENSORES DEL CHACO EVITA UNA CRISIS EN LA CAMPAÑA RUMBO A QATAR 2022.

PRIMER PUNTO GANADO POR BOLIVIA en la Eliminatoria Sudamericana al Mundial 2022. Lo consiguió de visitante y ante Paraguay, en la cuarta fecha y sirvió para dejar atrás tres consecutivos reveses, que habían marcado el peor inicio del seleccionado nacional de fútbol en una campaña premundialista.

Bolivia jugó un buen partido. Porque esta vez, aunque fueron pocas, tuvo llegadas sobre el arco rival, y fue contundente en las pocas veces que arrimó peligro. Si no se trajo un mejor resultado de Asunción fue por algunos desajustes defensivos que le pasaron factura. Como en el regalo del primer gol en contra, con un penal cometido de manera ingenua. Y también en el segundo tanto guaraní, facili-tado por no tomar las marcas en una jugada de balón aéreo que, se sabe, es una de las especialidades de la Albirroja.

Pero el empate 2-2 fue un justo premio para la mejoría en el nivel de juego. Cumplió el cometido de dar buen destino al balón y de cerrar los caminos a su arco. Repitió algunos altos rendimientos individuales, como el de Marcelo Martins autor de un gol que lo convier-te en el artillero histórico en actividad de La Verde, Juan Carlos Arce con su despliegue por todo el frente del ataque y Oscar Ribera con su trajín por la banda derecha, ellos fueron puntales para dar pelea en el Defensores del Chaco.

Desde la banca, el DT César Farías por fin se animó a poner a los que trae de lejos y no hacía jugar. Fue el caso de Boris Céspedes, del club suizo Servette, que anotó el segundo tanto para el seleccionado boliviano.

Hubo mejoras a nivel colectivo también. Porque fue, ante todo, un equipo solidario. Con marca y presión al rival en su propio campo.

UN RECESO PARA REDEFINIR EL FUTURO
La Eliminatoria Sudamericana al Mundial 2022, con cuatro fechas disputadas, entra en un receso hasta el próximo año. En el caso de Bolivia, la pausa cae en un momento muy oportuno, para realizar ajustes tanto dentro como fuera de la cancha.
Para comenzar, está el tema del nuevo mando federativo. Fernando Costa tenía apenas horas de haber sido elegido como nuevo mandamás de la FBF cuando tuvo que subir al avión y acompañar a la delegación que viajó hasta Asunción para enfrentar a Paraguay.
Costa tiene por delante la tarea de conformar su equipo de trabajo. Y en este caso, ratificar o renovar la comisión que debe apoyar el trabajo del seleccionado. Le cae bien el receso, porque le quedan por delante cuatro meses para organizar los duelos de marzo, por la quinta y sexta fecha.
Además, se tiene que limar asperezas entre los denominados bandos oficialista y opositor, para que todos los clubes cedan sin poner trabas a los jugadores convoca-dos. El seleccionado no puede estar más en el medio de las pugnas de poder, y los futbolistas tampoco ser puestos entre la esperada y la pared, como ha ocurrido hace poco cuando obligaron a varios a elegir entre su club o “el equipo de todos”.

Otro tema pendiente es el del entrenador. Si bien César Farías descartó la oferta para irse a un club brasileño, queda por ver si figura en los planes de la nueva directiva federativa, que lo ha recibido como “una herencia” del directorio que encabezaba el difunto César Salinas.
En caso de ser ratificado Farías, el trabajo del cuerpo técnico también amerita pasar por un proceso de ajustes, para que el discurso que se pregona vaya de la mano con las acciones que se adoptan. Un ejemplo es que el DT afirmó que se puede ganar el pase al Mundial simplemente ganando los partidos en casa, empero, cuando define los titulares para jugar en La Paz ha dejado de lado a elementos con mejor nivel y antecedentes.
También debe al menos explicar el motivo por el cual convoca a futbolistas, incluso algunos de clubes del extranjero, y sin embargo no los toma en cuenta para los partidos. Traerlos desde tan lejos para que calienten la banca no es una buena medida, peor todavía para un fútbol como el nuestro que tiene pocos ‘legiona-rios’ y un campeonato local sin actividad.
En el caso de los futbolistas, si bien están limitados por decisiones que adoptan los dirigentes, hay tiempo para que más de uno mejor su estado físico y nivel de juego porque, pese a estar todos inactivos, se ha visto disparidad de rendimiento. Si el campeonato se reanuda, con el ritmo de competencia habrá más oportuni-dades para que unos justifiquen su convocatoria, y otros para ser llamados.
Además, los rivales que se vienen ya no son los más fuertes, al menos no en la tabla de posiciones. Perú, Venezuela y Chile son selecciones ante las que se puede seguir sumando. Este receso, si lo sabe aprovechar, le puede caer de perillas a Bolivia.