SERGIO JADUE – FIFA – GATE
PRISIONERO DE LA CORRUPCIÓN

El ex presidente de la Asociación Nacional del Fútbol Profesional de Chile es preso «de por vida» de la justicia norteamericana. El caso FIFA-Gate no está cerrado y aún hay dirigentes de la CONMEBOL que serán extraditados. Jadue que será sentenciado a 5 años de prisión sigue revelando detalles de la mega corrupción en el mundo del fútbol.

EL FIFA GATE NO TERMINÓ AÚN, debido a que Sergio Jadue, el ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol de Chile debe revelar aún otros nombres de dirigentes de la CONMEBOL que serán extraditados a EEUU.
María Inés Facuse, ex esposa de Jadue, aseguró que el dirigente calerano no entrará a prisión por el proceso por corrupción que enfrenta en el marco de este caso.
Sergio negoció una visa permanente con la policía estadounidense, por lo que podría permanecer en libertad en Miami, tal como lo ha hecho en los últimos cinco años.
“Él ya tiene firmada su condena. Son cinco años sin cometer delito y no trabajar nunca más en el fútbol. Eso. Él nunca se va a ir preso por nada”, dijo en una declara-ción reveladora cuando por décima vez se postergó la lectura de su sentencia.
“Esto pasa porque los fiscales le dicen: esto tiene que decir, esta información de esta persona. Todavía falta mucha gente que extraditen. Entonces, mientras sigue esto lo van a continuar usando”, aseguró su ex esposa.
María Inés afirmó que el directivo es una persona de interés para las autoridades estadounidense debido a toda la información que maneja sobre los movimientos tanto de la FIFA como de la CONMEBOL.
“Él era una persona maquiavélica, por eso hasta la gente de Chile le tiene miedo. Por eso nadie habla de él, porque él tenía carpetas de todas las personas con las que hacía tratos”, dijo.

EL PRESIDENTE
La serie recién estrenada sobre Jadue revive el interés por el escándalo donde cayó el calerano. Este es el relato de su vida en Miami, en donde disfruta comodidades mientras es utilizado por la fiscalía estadounidense como un informante confeso de corrupción.
El 27 de mayo de 2015, en la víspera del 65 Congreso de la FIFA, Sergio Jadue decía en una entrevista que ni siquiera tenía que “estar preocupado” por la redada policial que terminó con siete dirigentes detenidos en el lujoso hotel Baur au Lac de Zúrich. Con soltura, repetía que su nombre no salía en ninguna hoja de los exten-sos informes del FBI, que desde 2011 llevaba secretamente una investigación para desbaratarla esa red de corrupción.
No titubeaba, se le escuchaba muy tranquilo. Como el mejor adivino cuando vende sus predicciones. O como alguien que maneja e intercambia mucha información. Ese mismo día, Mauricio Etcheverry, su mano derecha en Chile, llamaba con preocupación al amigo. Tenía miedo de que él estuviera metido en el escándalo y de su reac-ción. La respuesta que recibió fue la misma. Firmeza y un llamado a la calma. El mensaje también llegó a la casa de María Inés Facuse, donde la esposa del presidente del fútbol chileno, hoy su gran enemiga, y sus dos hijos también sentían miedo.
“Me llama un dirigente y me dice que teme lo peor, que está encerrado en una pieza y no sabe bien qué es lo que está haciendo, que no quiere abrir, tiene el celular apagado. Y me dice “yo no sé si es posible que tú lo llames, porque es capaz de suicidarse”.
No hubo ninguna tragedia y el congreso igual se realizó. Joseph Blatter fue reelecto en la FIFA, pero 48 horas después renunció.
Jadue, ya en Santiago, instalado en su oficina de Quilín, moviendo a toda el área de finanzas para que mostraran depósitos por $us 1,5 millones que fueron entrega-dos desde la Conmebol a la ANFP, «prueba de su blancura».

ALISTANDO SU FUGA
El informe estadounidense decía que solo uno de los 10 presidentes de federación de Sudamérica estaba limpio. El también llamado “Doctor” sostenía que él era esa persona.
Polémicas, dudas sobre su gestión, presidentes de clubes que lo defendían a muerte, una auditoría interna dirigida por Jaime Estévez (entonces dirigente de Universi-dad Católica) que decretó su administración prístina de la asociación y, lo más importante, la Copa América 2015 en Chile.
En medio de todo eso, una vez al mes, según relatan varias personas que estuvieron cerca de él en esos días, Jadue se escapaba a la embajada de Estados Unidos. Un vehículo negro lo retiraba y después lo dejaba en el mismo lugar donde lo tomaba. Jadue alistaba su escapada.
La auditoría forense que realizó Deloitte durante el período de Arturo Salah concluyó que empezó a trabajar su adiós de Chile desde que estalló el FIFA Gate, instru-yendo al secretario ejecutivo de la ANFP de ese entonces, Óscar Fuentes, para que organice una red de protección a costo de la asociación. José Pablo Forteza, del estudio jurídico Insulza Abogados, fue el otro jurista que se encargó de coordinar con los asesores del chileno en EEUU. En total, cerca $ 280 millones para defender a Jadue, de acuerdo a la investigación de Deloitte. Sin sumar 35 pasajes a nombre de Los profesionales para trasladarse a Norteamérica entre mayo y noviembre de 2015. Todo a cuenta del fútbol chileno.
La asesoría “no depende de su condición de presidente de la ANFP y tendrá continuidad independientemente si Jadue pierde el cargo”, fue uno de los ejemplos que apareció en la auditoría.

VACACIONES
Jadue no ha podido tener un trabajo estable, dicen quienes mantienen contacto con él, primero porque no lo necesita y, segundo, porque cuando lo intento, la postu-lación siempre se cae por sus manchados antecedentes. Frente a un magistrado, sin embargo, afirmó que es el FBI el que no se lo permite.
“En conexión con mi caso en Nueva York, recibo asistencia para pagar mi casa y dinero para mi vida”, reconoció en un Juzgado de Familia, donde se enfrenta con María Inés Facuse.
Las autoridades norteamericanas le asignan cerca de $us 2.500 para gastos. No son sus únicos ingresos, ya que en Chile dejó propiedades y otros negocios que le reportan ganancias.

CON $US 500 MIL A USA
En una de sus declaraciones legales, Facuse aseguró que, en esa huida, el primer vicepresidente de la Conmebol llevaba una mochila con dinero. “Antes de salir de Chile, él me pidió que retire plata de Corpbanca, de Las Condes, de 500 mil dólares, y se lo entregué”, expuso.
“El brazo del FBI es largo. Él se llevó millones de pesos cambiados en dólares, sin ningún problema. Nadie puede portar más de 10 mil dólares en un viaje así, pero él no tuvo problemas para sacarlos de Chile ni para meterlos en Estados Unidos”, complementa su asesor.
El exdirigente es quien vive con los dos hijos del matrimonio. Nicolás, eso sí, solo es hijo de María Inés, quien hace más de un año que no los ve. Actualmente trabaja en una panadería y atendiende tras un mostrador. Acusa que no recibe un peso de su marido (todavía no firman el divorcio), ya que el tribunal decretó que él debía pagarle 1.500 dólares de pensión. Jadue se excuso, explicando que no tiene trabajo estable y acusando a Nené de infidelidad y violencia contra la hija menor, aspec-to que el tribunal, han desmentido tajantemente esa denuncia.

SE BUSCA. LO DISFRUTA.
Y en una primera etapa, buscó revelar información de sus antiguos colaboradores en la ANFP, que según él lo traicionaron. Uno de los personajes fue Cristián Varela, vicepresidente de la asociación en los días del escándalo. “Honestamente, fue una etapa negra que quiero dejar atrás. Me hizo mucho daño a mí y a mi familia. Desde luego el único responsable de lo que me pasó soy yo», dijo Varela.

About Post Author

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

aceptar