FIRME Y SIN TEMOR

Nunca antes San José, llamado el crédito orureño, pasó por esta tremenda crisis por la que atraviesa hoy.
Conocí a la institución desde mi nacimiento, pues mi padre vivió y aportó para que este equipo nacido en la mina orureña vaya creciendo poco a poco.
A medida que crecía fui siguiendo sus campañas en el torneo local y luego su inclusión en la naciente Liga, cuando dejó su lugar de origen y pasó a manos de Oruro con dirigentes que ya no eran estrictamente mineros.
Desde Eddy Villafañe y Ramiro Miranda, profesionales que le dedicaron su tiempo y dinero, San José en 1977 comenzó a crecer y expandirse en todo el país.


Pasaron momentos felices, de preocupación, pero nunca comentos como los que suceden hoy y tienen pendiendo de un hilo a la institución para seguir en la División Profesional.
Por todo ello, me refiero con propiedad a la rica historia del cuadro «minero», que en el último tiempo fue saqueado, utilizaron su camiseta para llenar sus arcas particulares e hicieron lo que quisieron de la institución «santa» ante la falta de una vigente masa societaria.


En nuestra edición del pasado mes nos referimos a la desastrosa situación en que esta el club y con un equipo humillado por el resto de los clubes profesionales en cancha con sendas goleadas, y fuera de ella extendiendo la mano para recibir «ayuda solida-ria» a fin de que no descienda y no complique el torneo, ni a sus autoridades.
Denunciamos y lo seguiremos haciendo aquí, no solo con San José, sino con todos los clubes que sirven de botín a vividores del fútbol.
Aquí en Viva Sports estoy firme y tengo el apoyo de todo el equipo, para seguir denunciando el saqueo del que fue objeto el cuadro orureño.
Con palabra firme y pluma seria, digo que no le temo a las amenazas que pretenden hacernos variar nuestra óptica y opinión.


Como hijo de esa tierra que me vio nacer, estoy en el deber de defender a su patrimonio y San José, porque sus colores, sus éxitos y preocupaciones están en el corazón de todo orureño.
Expreso mis agradecimientos a colegas, dirigentes y ex dirigentes que se solidarizaron con nuestra publicación.
Seguimos firmes en ello, porque Oruro es San José y San José, es Oruro».